• helmetbike6 posted an update 5 months, 2 weeks ago

    Una hermosa bahía mediterránea, una isla del Pacífico, un fiordo escandinavo. Este es el sueño de mucha, mucha gente, pero en la mayoría de los casos, sigue siendo un sueño. Sin embargo, hay personas que realmente llevan esta vida: hoy hablamos del patrón, es decir, de la persona que, poniéndose al servicio de otras personas, se ofrece a conducir y gestionar una embarcación para diversos viajes.

    ◦ No es un simple trabajo con licencia, es mucho más que eso.

    Como veremos a lo largo de este artículo dedicado a este perfil, ser patrón profesional conlleva muchas ventajas pero también muchos inconvenientes. Desde fuera, las ventajas de ser un patrón profesional son realmente enormes.

    No se puede pasar por alto el hecho de que siempre se viaja por lugares hermosos, pilotando barcos de lujo. Pero, ¿cómo se llega a ser patrón profesional? ¿Cuáles son las leyes que regulan esta profesión en España? ¿Cuáles son los cursos y exámenes requeridos?

    ◦ Trabajo con licencia náutica: los requisitos para ser patrón profesional

    Para llegar a ser un patrón profesional, no hay un único camino profesional que sea igual para todos. Sin embargo, existen requisitos precisos establecidos por la ley: en España, de hecho, existe el título profesional de conductor de embarcaciones de recreo de alquiler en aguas marítimas, que luego se cambió por el de “oficial de navegación de recreo”.

    ● Se han establecido 3 funciones diferentes para el desempeño de los servicios de cubierta, a saber, la de oficial de navegación de embarcaciones de recreo, la de capitán de embarcaciones de recreo y la de capitán de embarcaciones de recreo.

    Los requisitos y los límites para la habilitación como oficial de navegación de recreo y, por tanto, como patrón profesional. En primer lugar, para ser patrón profesional es necesario realizar un escuela de vela Bilbao, para tener una licencia náutica que, como es sabido, es obligatoria para conducir una embarcación a más de 6 millas de la costa y para conducir cualquier barco de más de 24 metros de eslora, con una potencia de motor superior a 40 caballos. Sin embargo, una licencia de navegación no es suficiente para convertirse en un patrón profesional.

    Debes tener 18 años o más y estar en posesión de un título de enseñanza secundaria, preferiblemente de una escuela técnica náutica. Haber completado un periodo de formación a bordo de 36 meses de navegación, incluyendo al menos 24 meses en buques y embarcaciones de recreo utilizadas para el alquiler con la calificación de marinero de cubierta o aprendiz de oficial en navegación de recreo.

    Como alternativa, es posible sustituir este periodo de formación de 36 meses por un “título de bachillerato en mando de buques mercantes, experto en transporte marítimo o técnico del mar y un periodo de formación de al menos 12 meses a bordo de embarcaciones de recreo y buques de alquiler como marinero o aprendiz de oficial en navegación de recreo”.

    ● No obstante, en todos los casos, el periodo de formación válido para convertirse en patrón profesional debe realizarse bajo la supervisión de un capitán o su suplente, y la experiencia debe ir acompañada de un cuaderno de formación aprobado por la Administración.

    ◦ Cursos especializados

    El patrón profesional debe haber asistido a varios cursos especializados, aprendidos en una academia PER Bilbao , como el curso básico de lucha contra incendios, el curso de seguridad personal y responsabilidades sociales, el curso de supervivencia y salvamento, el curso de botes salvavidas marítimos, el curso elemental de primeros auxilios, el curso de lectura y uso de radares y el curso del sistema global de seguridad marítima.

    Se trata de varios cursos de examen diferentes que, a primera vista, pueden resultar ciertamente aterradores. No obstante, cabe señalar que, en la mayoría de los casos, las Autoridades Portuarias y las oficinas de distrito tienden a combinar estos cursos especializados en un único curso de formación, con el fin de condensar las lecciones y facilitar su uso.

    ◦ Ventajas y desventajas de ser un patrón profesional hoy en día

    Entender los pros y los contras de ser patrón significa sumergirse en el día a día de este profesional, que obviamente no es todo rosas. Es importante darse cuenta desde el principio de que un patrón no es un navegante solitario que navega en medio del océano siguiendo aspiraciones e intuiciones momentáneas. Por el contrario, es un capitán de barco que se somete -en la medida de lo posible- a los deseos de quienes le pagan (alquilando un barco o poniendo su propia embarcación en sus capaces manos).

    En primer lugar, hay que decir que las personas que recurren a un patrón no son, en la mayoría de los casos, aficionados a la navegación. Hasta hace unos años, las vacaciones en barco con patrón estaban destinadas únicamente a los aficionados, tal vez a los navegantes que estaban acostumbrados a recorrer la costa en sus propias embarcaciones pequeñas y que, para cumplir sus sueños más amplios, recurrían a grandes barcos alquilados y a patrones profesionales.

    Para muchos, las vacaciones en barco se han convertido en una alternativa a las habituales vacaciones en tierra. El público que acude a los navegantes ya no es sólo aficionado. ¿Qué significa esto? Sencillamente, que en la mayoría de los casos se trata de personas que saben poco o nada de navegación, y que a menudo hacen peticiones absurdas, sin darse cuenta de que sus preguntas son a veces completamente imposibles.

    ▪ Eso no es todo

    Dado que no se trata de aficionados a la navegación, sino de personas que simplemente quieren pasar unas vacaciones “diferentes”, el tipo de confort requerido también ha cambiado con los años. Sí, porque estas personas quieren las mismas comodidades de siempre en un hotel o un piso, esta vez en medio de las olas. Por ello, el patrón se encuentra dirigiendo y gestionando barcos grandes, anchos y estables, equipados con todas las comodidades.

    Aquí está claro que el patrón no sólo tiene que ser capaz de manejar barcos muy grandes sin problemas, haciendo maniobras perfectas en el puerto y en la rada, sino que también tiene que ser capaz de gestionar de la mejor manera posible la relación con el cliente que paga, una relación que a menudo dura muchos días.

    ▪ El patrón profesional debe conocer su barco al dedillo

    ● Ser capaz de poner las manos en prácticamente cualquier cosa: De hecho, las averías durante la navegación pueden ser tan diversas como el inodoro marino, el sistema eléctrico y, por supuesto, el motor. Y, de nuevo, se espera que el patrón esté a la altura en cuanto a conocimientos cartográficos, para asegurarse de no tener ningún tipo de problema en caso de que haya un problema con el GPS.

    ● Así que sí, hay muchas, muchas ventajas de convertirse en patrón: los pros de esta profesión son más o menos los que uno se imagina. Se viaja mucho, se está siempre en contacto con la naturaleza, se descubren lugares fantásticos, se conoce a mucha gente diferente y se tiene la oportunidad de conducir barcos de ensueño.

    ● Pero también hay muchos inconvenientes, empezando por la no siempre fácil gestión de los pasajeros. También hay mucho trabajo que hacer, por lo que en muchos casos, entre conducir el barco, hacer el mantenimiento menor, mantenerlo limpio y atender los deseos de los pasajeros, el tiempo de descanso se reduce al mínimo.

    ● Por supuesto, las condiciones varían de un caso a otro: hay patrones que, en ciertos barcos y con ciertas tripulaciones, pueden trabajar y vivir en perfecta tranquilidad, mientras que hay otros que se debaten entre contratos turbios, condiciones de trabajo pesadas y alojamientos poco confortables. Evidentemente, el capitán debe hacer todo lo posible para resaltar al máximo los aspectos positivos de este fascinante trabajo, minimizando sus desventajas.